Revista Hola Polanco
Uncategorized

¿Quieres ser un experto de café? Tutti nos da 10 puntos clave para serlo

Para los amantes del café, no hay pretexto que valga para no comenzar su día (o quizá en cualquier otra hora del día) con una taza de esta bebida; a continuación Tutti con su experiencia en la selección de este grano, enlista brevemente con 10 factores a tomar en cuenta antes y durante el momento de tomar un delicioso café y poder identificar si es una buena selección o de plano fuimos víctimas de una estrategia de mercadotecnia.

1.- Fragancia. Esto lo debes hacer cuando el café está molido y podrás detectar que su fragancia sea intensa, suave o pronunciada. Con la práctica podrás detectar distintos factores que te harán entender el tipo de café.

2.- Aroma. Esto es el olor del café cuando ya se ha infusionado. Podrás saber si es afrutado, caramelo, tostado, base, fermentado, sabor a tierra, acido, amargo, entre muchos otros adjetivos que te podrán hacer saber qué tipo de café es el que vas a tomar. Así que cuando te sirvas una taza de una mezcla que no conozcas huélela profundamente y entenderás mucho más de él y no te desesperes ya que esto no se logra de un día a otro.

3.- Acidez. Ésta te hará saber la nota del sabor y contenido de cada mezcla. No se debe de confundir un grano ácido con agrio o amargo ya que lo que hace la acidez en el café es generar sabor y evitar una bebida plana.

4.- Cuerpo. El cuerpo es la sensación que te genera un café al beberlo, percibir el cuerpo de un café es lo que equivale a lo ligero o pesado que puede llegar a ser.

5.- Sabor. Es lo que se define como la impresión combinada de todas las sensaciones en las papilas gustativas y los aromas retronasales que van de la boca a la nariz. Siempre para poder calificar un café se debe tomar en cuenta la intensidad, calidad y complejidad de cada taza del café.

6.- Balance. El balance es simple y sencillamente como suena la palabra, el encontrar un equilibrio de los distintos aspectos del sabor, aroma, acidez, entre muchos otros. Después de haber olido, probado y sentido la mezcla.

7.- Postgusto. Es la sensación que perdura en la boca dando esas notas de sabor, aroma y cuerpo en el paladar después de darle un trago. Si este es corto o desagradable entonces la puntuación o el café es bajo.

8.- Suavidad. La suavidad es fácilmente la sensación que te da la mezcla. El nivel de intensidad que logra la mezcla encontrando un balance sin perder la calidad. Mucha gente no diferencia entre un café intenso y un café bueno, no siempre esto es algo que califica entre bueno y malo.

9.- Dulzura. Es lo que se refiere a la plenitud del sabor, claramente es lo opuesto a astringencia o amargura. Esto da sobre la percepción de la presencia de ciertos azúcares naturales que el mismo grano pueda tener o incluso se llegó a añadir algún elemento que nos haga sentir esto.

10. Tamaño. La selección del grano de café por el tamaño sí importa. Muchos pensarían que es un factor que no altera el sabor, cuerpo y aroma; pero sí lo hace. Esto es uno de los primeros factores que afectan al proceso de un buen café. A mayor tamaño de grano mayor calidad, en caso de que tenga agujeros o esté roto el grano son señales que nos muestran un café de mala calidad.

Con estos pocos consejos y ganas de querer seguir aprendiendo, podrás con el tiempo volverte un experto catador de café y continuar disfrutando de su gran sabor.

Related posts

Tips para evitar subir de peso mientras trabajas desde casa con tu Fitbit

Hola Polanco

Vegan Avocado Tacos

admin

Pumpkin Pistachio Pie

admin

Leave a Comment